El éxito de la logística en el sector de la moda, no entiende de formulas exactas.


Las grandes empresas textiles vienen revolucionando la distribución desde hace años y, en este contexto, el éxito de las marcas referentes españolas se debe en gran parte al importante desarrollo de su cadena de suministro.

Con el objetivo de conocer las buenas prácticas de este sector, los transportistas, operadores logísticos e importantes empresas del sector de la moda han analizado la logística de su campo y han mencionado que no existe en este sector una única fórmula de éxito a la hora de gestionar la logística. De hecho, en una misma empresa, la cadena de suministro de un tipo de mercancía puede ser totalmente diferente a la de otra mercancía que vende la misma compañía.

Hace no muchos años, se decía en algunos círculos logísticos que todo aquel que no externalizase su cadena de suministro estaba condenado ha fracasar. “Hoy, vemos a grandes empresas que han crecido y siguen creciendo con una clara apuesta por el control total de su logística“.

Externalizar la logística, ¿o no?

Las diversas estrategias puestas en marcha por el retail de la moda apuntan que la externalización dependerá de tantos factores que, en muchos casos, se puede llegar a hablar de “varias cadenas de suministro en una misma cadena de suministro”, principalmente por la gran variedad de mercancías que se manejan. De hecho, la misma estrategia varía según el desarrollo de la empresa.

Por ejemplo, Primark ha apostado tradicionalmente por externalizar su logística, pero este mismo 2016 abrirá el primer centro logístico en Inglaterra gestionado internamente. Por otro lado, en Cortefiel han delegado algunas operaciones y gestionan de forma interna otras.

En lo que respecta a los operadores logísticos, en algunos casos aconsejan a las empresas externalizar aquellos procesos que no aporten un valor añadido directo al cliente, ya que habrá operaciones en las que será aconsejable contar con profesionales especializados para su gestión antes de aventurarse en la misma.

Por su parte, también se dice que la gran pregunta que debe hacerse una empresa del sector es si su cadena de suministro supone un aspecto estratégico para aportar valor añadido o, por el contrario, es un coste al que hay que hacer frente. Ahí radicará la elección de una u otra operativa.

La deslocalización ha sido otro de los temas que se abarcan en el debate. En este sentido,  la compañía Intropia entienden que, a medida que se amplían los mercados de venta y se gana peso en estos, conviene trasladar la logística a estos mercados, siempre que costes y tiempo estén equilibrados.

Sin embargo, se observa en los últimos años una vuelta a la fabricación en Europa tras la deslocalización a países emergentes en busca de menores costes. 

Diferencias en el e-commerce

Las mismas diferencias estratégicas se aprecian en el segmento del e-commerce, donde no todo el mundo puede avanzar al mismo ritmo debido a la fuerte inversión que hace falta. De hecho, mientras algunas empresas, como Cortefiel, esperan seguir creciendo en el comercio electrónico, otras, como Primark, no entrarán en este segmento a corto plazo al entender que se deben priorizar otras estrategias.

Sucede también en el packaging, donde el coste total del producto determinará cuanto se puede invertir en un envase o embalaje que aporte valor añadido.

Si en algo han coincidido los ponentes es que, incluso en el sector de la moda, donde el desarrollo tecnológico y la inversión en nuevas soluciones ha sido mucho mayor que en otras actividades económicas, es que la tecnología asociada a la cadena de suministro aún está en ciernes. 

Además, aunque es cierto que la tecnología existe en el mercado, conviene analizar individualmente, al igual que sucede con la externalización o el salto al e-commerce, hasta que punto se está dispuesto a invertir en la misma y si las soluciones del mercado actual son adecuadas y factibles en un negocio.

Anuncios

Formas de agregar valor a tu cliente.


Toda empresa está en la búsqueda de impulsar y maximizar el crecimiento de sus ingresos como fórmula para crear un negocio sustentable en el tiempo. Reducir costes, optimizar los canales de distribución o generar potenciales alianzas están en la parte superior de la “Lista por hacer” de todo gerente logístico. El problema es que muchas veces las empresas y sus gerentes pierden el foco de lo que realmente genera valor : sus clientes.

Las compañías, en especial los del área logística y de cadena de suministro, necesitan un profundo conocimiento sobre cómo sus clientes definen el valor, para así poder cumplir con sus expectativas.

Para esto, un grupo de economistas definió el valor de un producto en relación a su utilidad. De este concepto surgieron cuatro ideas principales:

  • Forma: Una de las principales razones detrás de toda decisión de compra está basada en la utilidad del producto o servicio. Las empresas deben asignar responsables para recopilar toda la información disponible para analizarla y saber que hace falta para que sus productos se entreguen con sus características adecuadas y a tiempo.
  • Posesión: Aquí es donde la utilidad es tomada desde el punto de vista del marketing, donde la comunicación y promoción son las principales formas de compartir el valor de un producto.
  • Tiempo: La utilidad está reflejada en una gestión efectiva durante todo el proceso, como por ejemplo flujo de inventarios y decisiones de transporte, que finalmente tienen un impacto directo en la disponibilidad de un producto en el tiempo de la compra.
  • Lugar: Debemos asegurar que los productos y servicios estén donde los clientes esperan encontrarlos.

La decisión de compra está relacionada directamente al valor (o utilidad) que los compradores están esperando conseguir de un cierto producto.

¿El valor de esto justifica su coste? El mismo criterio es aplicado a la evaluación que realizan los consumidores al servicio de una empresa.

Un estrategia de distribución de productos y servicios bien implementada, busca maximizar la percepción de valor obtenido por parte del cliente.

La percepción de valor está basado en entender las cuatro ideas principales de utilidad. Las cuales están relacionadas en el criterio de definición de “Valor para el cliente”: Coste, calidad, respuesta e innovación.

La automatización es imparable.


La gestión informática de máquinas y vehículos no solo ha venido para quedarse… y puede que sola. No es nada que deba sorprender en exceso.

Vivimos ya inmersos en la automatización, casi sin darnos cuenta, la tenemos a nuestro alrededor e interactuamos con las máquinas con toda naturalidad. Si acaso queda un último reducto de “humanidad” en el binomio hombre-máquina, el que corresponde a los vehículos. Pero este también esta siendo conquistado.

Ya hay ferrocarriles metropolitanos y trenes de corto recorrido sin conductor; aeroplanos (drones, aviones espía, etc.) sin piloto; sumergibles sin capitán; vehículos automáticos en almacenes sin operador (AGVs, LGVs, etc.)  y se hacen pruebas con automóviles y otros vehículos de transporte autónomos.

Hace un par de semanas, en Hannover (Alemania) presentaban una nueva edición de la feria internacional de logística CeMAT y una vez mas Toyota mostraba lo que será su gran stand para la feria y, de paso, su estrategia para el futuro inmediato. Automatización, conexiones smart o informatización, son los términos sobresalientes para este fabricante de carretillas elevadoras y equipos de manipulación y arrastre.

Aunque por otro lado veo, que los demás  fabricantes de carretillas y otros vehículos siguen dedicando tiempo, esfuerzo y diseño para el operador de las máquinas y su entorno.En todo caso, creo que hay que ver esta tendencia a la automatización con cierta perspectiva y con naturalidad. Los automatismos procuran procesos más eficaces y nos liberan de tareas duras, recurrentes y engorrosas.  El hombre se asegura, por ello, el papel del diseño y en el corto plazo el de un conductor más y mejor formado para interactuar con máquinas de mayor peso tecnológico y mejores “habilidades”. En eso hay coincidencia.

Pero hay te tener precaución, porque el futuro, con frecuencia, desconoce nuestras previsiones.

Buenas técnicas logísticas.


Sabemos que es preciso el coordinar las actuaciones entre los que intervienen en la cadena de suministro (fabricantes, proveedores, distribuidores …) para optimizar costes y ofrecer el mejor servicio al cliente final. Además de los flujos de producción es muy importante atender a los flujos de información para observar todas las actividades en los nódulos de la cadena.

La revolución tecnológica salpica a su paso todas las áreas de nuestra vida personal y laboral. En las empresas, vemos día a día que la logística y sus operaciones constituyen una parte fundamental del éxito de cada compañía, y también ellas se han visto beneficiadas del progreso técnico y la aparición de programas informáticos y herramientas tecnológicas digitales para contribuir a la optimización de los procesos, la medición, control y mejora de las cadenas de suministro.

Algunas de estas  técnicas logísticas digitales nos permiten poder analizar y realizar la entrega de un producto en cantidad, forma y momento deseado con mayor eficiencia:

  1. Simulación dinámica aplicada al análisis, diagnóstico de procesos logísticos y productivos. Esta técnica de logística digital nos ayuda a representar previamente los procesos  (forma virtual) para poder estudiar su comportamiento, analizar el impacto de posibles modificaciones o comparar diferentes alternativas de diseño, sin el elevado coste que supondría realizar experimentos a escala real.
  2. Modelos de estimación multivariable para la planificación de operaciones y el análisis, desarrollo, explotación y mejora continua de sistemas de previsión de la demanda. Hoy en día, través de servicio online, las empresas pueden dimensionar y planificar sus recursos, organizando sus operaciones en función de las previsiones de demanda fiables.
  3. Rediseño de procesos logísticos y productivos. La tecnología permite que mediante el análisis de los flujos de materiales e información se detecten mejoras en los sistemas de intercambio de información, tecnologías de identificación, en el diseño del lay-out, medios de manutención y almacenamiento, etc. Los algoritmos de cálculo avanzados sirven para maximizar la eficiencia de las operaciones logísticas.
  1. Planificación de procesos en cadena de suministro: como comentamos anteriormente, el diseño de estrategias efectivas hacen posible la coordinación de los diversos componentesde la cadena de suministro para mejorar la eficacia de la red en su conjunto. Entre ellos se encuentran las políticas de pedido, la gestión de stocks, las estrategias de distribución, el análisis de la capacidad logística de la red, el impacto de las operaciones en redes de distribución desde proveedor a tienda, o el rediseño de la estructura de la red.
  2. Optimización de los costes de fabricación: Los análisis de datos con técnicas avanzadas de optimización tienen por objetivo mejorar la rentabilidad de los procesos y favorecer el ahorro energético, facilitando así un consumo responsable y un mayor respeto hacia los recursos medioambientales.
  1. Planificación dinámica de recursos: Estas técnicas se fundamentan en la aplicación de conocimientos de planificación de procesos logísticos y el uso de instrumentos de optimización para ajustar de forma dinámica los recursos disponibles a la actividad prevista en centros de distribución.

Hoy en día, podríamos decir que la competencia no se realiza entre las empresas sino entre las cadenas de suministro. Aquel que disponga de una cadena más eficiente que sus rivales se encontrará en mejores condiciones de competir.

 

Uso y actualización de la información.


En las clases anteriores hemos visto que la visualización de datos en el excel es eficaz y permite examinar grandes cantidades de datos, identificar tendencias y correlaciones, para después tomar una decisión informada sobre diferentes aspectos. No existe una única manera de interpretar y visualizarlo, algo que, tanto en el campo de las finanzas como en cualquier otro, puede llevarse a cabo de múltiples formas, en función de la experiencia, recursos disponibles, herramientas utilizadas y capacidad para recoger lo expresado.

También es importante destacar que si no tenemos la capacidad de organizar y presentar los datos de manera eficiente, la toma de decisiones llevará más tiempo. Esto no es el único riesgo… Cuando buscas eficacia, rendimiento, optimización, resultados, tienes que estar preparado para actualizarte, adaptarte, cambiar cómo y con qué haces las cosas de forma casi constante. Por ello, en lo que respecta a  la información,”si no la estamos actualizando, esta puede perderse o quedarse obsoleta”.

Entonces no es un tarea para dejar en el olvido, mas bien, deberíamos buscar siempre la forma de diseñar la visualización mas adecuada con la información correcta para que la comprensión de la historia no pueda ser tan difícil, no sólo para los equipos financieros, sino también para la gestión y la toma de decisiones clave.

Compra online – Gestion Logística


Con esto del “no tengo mucho tiempo”, he decidido hacer la compra de la casa vía online  y tiene varias ventajas.

La más importante sin duda es el tiempo que me ahorre y la eficiencia del proceso. Pero, no es sólo que haya invertido menos tiempo, puedo decir que me ha salido más barato y me he ahorrado el cargar con un peso innecesario… y aun mas! al no ver los productos más que en foto puedo presumir de no haber echo una compra impulsiva.

Cadena-de-Suministro-y-Logística1.pngAhora veo claramente que para satisfacer a un cliente no sólo hay que ser capaz de proporcionarle un producto que cumpla sus expectativas, también debe de estar disponible y ha de ser competitivo. Lograr la máxima eficiencia en la cadena de suministro es el objetivo de una buena gestión logística.

Verduras Feas


Anoche, mi chico estaba diseñando los menús semanales de su restaurante …y me hablaba de los cambios y tendencias que presentan el mercado y en este caso, me hablaba de los alimentos.

Hoy en día tenemos comida orgánica, sin gluten, kilómetro cero o de proximidad… son muchas las tendencias que están invadiendo nuestros supermercados y restaurantes. Cada vez hay una mayor concienciación en la población respecto al origen y tratamiento de los alimentos que ingerimos; al fin y al cabo, somos lo que comemos.

Ahora me comenta que aparece una nueva tendencia y es de la comida fea (ugly food). Queremos productos que tengan muy buena apariencia, con el color y calibre apropiados, aunque con ello perdamos gran parte del sabor, básicamente, todo sabe a nada…

 Imagino que el objetivo de esta nueva tendencia es sacar al mercado esa fruta y verdura, que casi siempre acaba en la basura, e intentar revertir el descarte de estos alimentos tanto por los consumidores, como por la cadena alimentaria, desde el agricultor hasta la distribución.

Hace un par de semanas en Londres encontramos una cadena de supermercados que promocionaba esta campaña y ha tenido un éxito sin precedentes. Vendía este tipo de alimentos con un descuento del 30%, acompañado de una fantástica campaña publicitaria y de product placement en las tiendas; con esta acción ha logra vender toda la mercancía e incrementar la venta de los supermercados en un 24%. Al realizar estas practicas tiene un impacto en las políticas de responsabilidad social empresarial y en la percepción positiva de los consumidores.

A priori, es una jugada que satisface a productores, comerciantes y consumidores. Aún así, no todo el mundo está de acuerdo con estas políticas, ya que piensan que a la larga, este tipo de campañas puede perjudicar a los agricultores, ya que el dominio de la distribución se acentúa y esto puede acabar en otra caída de precios en origen.

En España, la información que se maneja es preocupante si nos basamos en los datos de la cantidad de comida que va a la basura y no se consumen.

Si tuvieras oportunidad de comprar alimentos “no habituales” con un descuento importante, ¿lo echarías en la cesta de la compra? Yo lo tengo claro, es el camino para evitar que la alimentación mundial sea insostenible en un futuro muy corto. ¡Qué viva la verdura fea!