Almacén frigorífico de Consum


Almacenar productos congelados puede resultar muy caro si no se optimiza el espacio de forma eficiente ya que los costes de inventario se pueden disparar debido al aporte de energía necesario para su mantenimiento. Una de las soluciones óptimas para la mejora logística en este tipo de situaciones es la que ofrece AR Racking ( especialista en sistemas de almacenaje de carga pesada) a Consum para el almacén de productos congelados que tiene la cooperativa en Quart de Poblet en Valencia. Este almacén forma parte de la Plataforma de Productos Frescos que Consum tiene en la localidad y abarca 23000 metros cuadrados de superficie.

El sistema realizado por AR Racking  está preparado para trabajar a -25ºC y gracias a su robustez y su acabado responde con eficiencia a los retos de soportar tan bajas temperaturas. Para ello, AR Racking ha combinado en una misma solución dos sistemas de almacenaje: AR Shuttle y paletización dinámica. Ambos se disponen en dos niveles, de forma que en el nivel inferior, de paletización dinámica , se realiza el picking y desde el nivel superior, con AR Shuttle, se repone el inferior. La instalación tiene una capacidad de almacenar 164 palets y cuenta con 6 puestos de picking.

Este nuevo  sistema permite a Consum optimizar el espacio del almacén frigorífico, aprovechando al máximo sus dimensiones y hacer más eficientes las operaciones de manipulación, aportando mayor control y seguridad a toda la operativa logística.

AR Racking cuenta con un centro tecnológico dedicado en exclusiva a las actividades de I+D con la capacidad técnica suficiente para diseñar  soluciones personalizadas y a medida de las necesidades y requerimientos concretos.

AR-Shuttle y paletización dinámicapaletización dinámica

 

Anuncios

Proyecto ” Spectrum ” Innovación y oportunidades para el transporte ferroviario de mercancías.


El proyecto europeo Spectrum estudia soluciones y procesos para la mejora del transporte de mercancías por ferrocarril y presentará sus resultados este 8 de Abril en París en la conferencia ” Innovación y oportunidades para el transporte ferroviario de mercancías en el siglo XXI”. 

El proyecto Spectrum ha conseguido reunir a una serie de actores pertenecientes a la industria del transporte, la logística y la investigación tanto a nivel europeo como mundial bajo el lema de “soluciones y procesos para mejorar la competitividad del transporte de mercancías por ferrocarril en mercados sin explotar”.

La iniciativa ha explorado las oportunidades de mercado para el transporte de baja intensidad, generalmente de bienes de alto valor añadido, gracias a la financiación de la Unión Europea.

El objetivo final de dicho proyecto es el de la expansión de los servicios ferroviarios ya existentes, así como estudiar nuevos modelos que puedan ser de aplicación en la logística venidera, por lo que los procedimientos iniciales se han basado en detallar los requisitos tecnológicos y operativos que serán necesarios.

Spectrum ha desarrollado un tren de mercancías de alto rendimiento, eficiente y ligero que sería capaz de combinar el transporte de pasajeros con el de mercancía.

Crisis en el puerto de Valencia


El pasado 13 de febrero concluyeron dos largas  jornadas de huelga convocadas por los estibadores  del puerto de  Valencia que desembocaron en más de 7 millones de euros en pérdidas. El origen de la huelga se basa en el desacuerdo por los precios de las denominadas actividades complementarias (como carga y descarga de camiones o traslados entre terminales) que según los sindicatos ya habían sido acordados y la patronal pretende renegociar. Estas actividades suponen aproximadamente un 10% del total de las tareas comerciales y que según la Ley de Puertos deberán ser realizadas por los estibadores siempre y cuando su oferta sea más ventajosa en términos  de calidad  y coste en el sector de la estiba.

Las consecuencias de la huelga  de estibadores en el puerto son las  demoras en la carga y descargas de los buques que pueden suponer unos costes de entre 40000 y 120000 euros al estar atracados 24 horas en el muelle. Si continúan estos parones de actividad, el puerto de Valencia podría perder su posición de liderazgo en el Mediterráneo  y los 18000 puestos de trabajo que dependen de la actividad portuaria se verían afectados gravemente. De los 18000 empleos en el puerto sólo 1300 son estibadores que gozan de salarios anuales muy superiores a la media y estos están poniendo en peligro los salarios del resto como el de los autónomos transportistas y paralizando el flujo de comercio exterior que se produce a través del puerto de Valencia.

Ante esta situación de crisis  la patronal no ha tenido más remedio que admitir la inclusión de las conocidas actividades complementarias comerciales en el convenio, pero ha requerido la negociación de las condiciones de ejecución de las mimas para cumplir lo establecido en la Ley de Puertos. Esta nueva situación se ha encontrado con la negativa de los sindicatos, provocando un nuevo bloqueo de la negociación y poniendo en peligro el futuro de aquellas redes de distribución y aprovisionamiento que se benefician de la localización del puerto de Valencia.

Víctor Carbó Martínez